Trabajo con los puzles

Como maestra intento siempre que los materiales se adapten a las necesidades de mis alumnos. Y esto no es sólo que los materiales estén adaptados de forma adecuada, respetando niveles de competencia y necesidades concretas del alumnado, sino que la organización de la actividad es de suma importancia.
 
En la entrada de hoy os presento el trabajo con los puzzles.
Lo primero es guardar los puzles en una caja, bolsa o recipiente señalizado con claves visuales o táctiles que aseguren la autonomía del alumno, de manera que pueda acceder a él sin nuestra ayuda.
A continuación, es importante que si en esa caja guardaremos varios puzles, cada uno esté en una bolsa diferente. De esta forma, cuando queramos hacer un puzle podremos encontrar las piezas concretas que lo forman, ahorrando tiempo y errores. En este caso yo utilizo bolsas de autocierre de alimentos, que son baratas y ocupan poco espacio.
 
Ahora bien, si proporcionamos un modelo al alumno de la figura que ha de formar, siempre le será más sencillo hacer el puzle. Por ello, siempre realizo una fotografía al puzle construido que le servirá de ejemplo.



Se trata en definitiva, de proporcionar al alumno todas las claves visuales que sean necesarias para utilizar el juego con autonomía.
 
¿Tenéis algún otro truco para hacer del trabajo con puzles una tarea organizada? Otro día os contaré como se realizan estos puzles caseros.

Autor entrada: Cristina Martin Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *