Si yo fuera una jirafa

¡Tenemos nuevo libro en  nuestra biblioteca!.

Si yo fuera una jirafa” de Ana Galán, es un recurso educativo sencillo para aprender un poco más sobre la jirafa, un animal que llama muchísimo la atención de los peques, al no ser un animal que habitualmente se encuentren como puede ser el gato o el perro.

Si yo fuera una jirafa” forma parte de una colección de libros de conocimiento para niños a partir de los 2 o 3 años. Hasta ahora la colección constaba de dos libros “si yo fuera un león” y del que hoy os estoy hablando “si yo fuera una jirafa”. Pero ahora en septiembre, la editorial ha sacado dos nuevos libros que se siguen centrando en los animales salvajes “si yo fuera un elefante” y “si yo fuera un delfín” , dos nuevas opciones que me llaman muchísimo la atención, así que en breve tendremos que adquirir para que pasen a formar parte de nuestra biblioteca de aula.

La colección Si yo fuera destaca porque facilita el desarrollo de habilidades como la identificación y la comparación, además de no quedarse atrás con el enriquecimiento del vocabulario de los pequeños.

Os voy a comentar un poquito más del libro que yo tengo y que me parece una auténtica maravilla.

“Si yo fuera una jirafa” permite a los niños compararse con éste animal y aprender muchas cosas sobre las jirafas.

Os dejo una foto del interior, para que os podáis hacer una mejor idea de como es el recurso educativo, viendo las ilustraciones, el vocabulario utilizado y el tipo de letra, aspectos fundamentales para saber si un libro es aconsejable para nuestro peque o si por el contrario ya le queda grande, o puede que le resulte demasiado sencillo.

Vamos a analizar un poquito más el cuento:

Las ilustraciones, de Mariana Nemitz, me parecen perfectas para edades de 2 a 3 años, ya que el incorporar la imagen real de una jirafa, ayuda a los peques a contextualizar el animal y nos permite fijarnos en sus características reales.

El texto sencillo y con letra mayúscula nos aporta concreción y ligereza para que resulte perfecto para las edades anteriormente mencionadas. No podemos olvidar que un niño pequeño no va interesarse de mano por la lectura, sino que serán las ilustraciones lo que le llame la atención. Aún así, cuando van creciendo y empezando a conocer las letras, un texto en mayúscula nos ayudará a que se emocionen al encontrar esas letras que ya conocen en el texto, ya que hay que tener en cuenta que el aprendizaje lectoescritor siempre empieza por la mayúscula.

Con respecto al vocabulario del libro decir, que se acerca a la realidad de los más pequeños, ya que se centra en partes del cuerpo como las piernas, el cuello, la cola y la lengua. Un buen momento, para mirarnos al espejo y fijarnos si también tenemos esos elementos en nuestro cuerpo y compararnos así con la jirafa. ¿es nuestro cuello tan largo como el del a jirafa? ¿tenemos cola? ¿qué otros animales tienen cola? ¿y cuernos?. La lectura puede llegar a convertirse en un momento de disfrute cuando en un ambiente relajado, presentamos el cuento con riqueza, haciendo al niño participe y dejándolo que disfrute y descubra las maravillas que nos aportan los cuentos.

¿Os ha gustado el cuento? Dejarme en comentarios vuestra opinión. A mi me ha encantado y ya tengo ganas de ir a la librería para adquirir el resto de la colección, seguro que en un futuro os traigo una reseña de alguno de los cuentos que componen la colección, sólo me falta decantarme por uno de ellos…

Autor entrada: Cristina Martin Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *