Portada para nuestro trabajo

Hoy empieza el último mes del curso, así que nos toca cerrar el proyecto y prepararnos para el comienzo de las vacaciones (que ya tenemos ganas de playa).
 
En la entrada de hoy os vengo a enseñar la portada para el trabajo de mesa que hemos realizado en la unidad de los animales. Y respetando la privacidad de mis alumnos, os traigo la portada pero con mi fotografía, así que entender que queda muchísimo más graciosa.
 
Siguiendo la temática de los animales, leímos cuentos, jugamos al bingo con sonidos de animales, trabajamos en la mesa, e incluso pusimos nuestro granito de arena en la decoración del pasillo del cole. Pero sin enrollarme, la portada tenía que hacer referencia al trabajo realizado, por lo que nos pusimos manos a la obra y nos convertimos en buzos expertos en el fondo del mar. 
 
Para realizar esta portada necesitáis:
 
  • una hoja o cartulina A4 azul
  • tempera azul y blanca
  • una fotografía del niño A5 
  • una pajita 
  • un dibujo de unas gafas de submarinismo
  • un pincel, pegamento y unas tijeras
Para empezar, seleccioné una fotografía de cada niño y en un documento de power point fui poniéndolas de manera que cada una ocupase la mitad de una hoja y la imprimimos (si podéis imprimirla a color, siempre quedará más vistosa la portada). Y ahora, paciencia, que  toca recortar la foto sin dejar calvos o sin orejas a los niños. 
 
A continuación, decoramos nuestra hoja azul como si de un fondo marino se tratase, para ello, con la tempera fuimos haciendo diferentes azules, mezclando con un poco de pintura blanca. Y así, conseguimos una hoja con motivo de olas que será el fondo perfecto para nuestra presentación.  
 
Una vez que la hoja azul ha secado, le pegamos la foto en la esquina inferior izquierda. Tener en cuenta, que si vais hacer agujeros para encuadernar el trabajo, deberéis respetar un pequeño margen a la hora de colocar la fotografía
 
Llegó el momento de colorear las gafas y recortarlas. Para ello, podéis hacerlo como queráis, aunque os recomiendo que sea todo de un mismo color, ya que sino queda un poco recargado y pierde el protagonismo la foto del niño. 
 
El siguiente paso es pegar las gafas, intentando cuadrarlas con los ojos del niño para que quede lo más realista posible. Y añadir la pajita con un poco de celo, a modo de tubo de respiración. Para ello, lo ideal es escoger una pajita que tenga el extremo plegable, para poder enfocarlo hacia la boca. 
 
Y por último, decorar el resto del fondo con peces. 
 
Os dejo con una imagen, que después de tanta explicación estoy segura que clarificará todo un poco. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Autor entrada: Cristina Martin Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *