Purpurina reciclada

 
Hoy os traigo un recurso  que sirve para fomentar el reciclaje y a la vez divertirnos. 
 
Muchas veces utilizamos purpurina, para decorar nuestras creaciones plásticas. En la entrada de hoy os propongo un recurso muy sencillo que ensalza las obras de arte de nuestros peques. 
 
Para realizarla necesitas:
  • pinturas antiguas que ya no utilices
  • un tajalápiz
  • un bote de plástico de especias vacío
El proceso es muy sencillo:
  1. Los niños deben tajar las pinturas lo máximo posible 
  2. Reservar los restos de pintura obtenidos después de tajar en un recipiente
  3. Moler los trocitos de pintura reservados
  4. Guardarlos en el bote de especias. 
Tras todo este proceso, tendremos purpurina personalizada con los colores que hemos tajado. Para decorar con ello cualquier producción plástica tenéis que pintar con un alkyl o pegamento la superficie que queremos decorar y rellenarla espolvoreando la brillantina casera. 
¿Soléis utilizar este recurso? En mi aula suele ser una preferencia clara en mis peques, ante las purpurinas comerciales. Nos vemos el próximo lunes con más recursos y experiencias educativas. 

Autor entrada: Cristina Martin Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *