Nos aceptamos

Desarrollar un autoconcepto positivo es de las asignaturas más importantes que tenemos en la vida. Conocernos y aceptarnos implica afrontar los desafíos de la vida con una actitud capaz de derrotar cualquier adversidad.

Como maestros debemos no sólo permitir a nuestros alumnos que se desarrollen y se acepten sino que también debemos crear un clima adecuado en el aula, los pasillos, en el recreo, etc. donde la diversidad sea vista como algo enriquecedor y donde no se acepte como única opción la homogeneidad.

En la entrada de hoy os vengo a proponer tres cuentos que podemos trabajar en el aula, como lecturas para ir concienciando de la riqueza de la diversidad y la importancia del respeto a la diferencia y la aceptación de uno mismo para llegar a la FELICIDAD. Aquí va mi pequeña selección de joyas de biblioteca:

Orejas de mariposa

Cuento de Luisa Aguilar. Una obra que sin duda tiene dos elementos transformadores. Por una parte, la protagonista se ve menospreciada por los compañeros, aspecto a trabajar con nuestros alumnos en el aula como situación ejemplo de acoso escolar. Y por otra parte, la riqueza con la que la madre convierte todas esas cosas “feas” en cosas únicas, especiales y maravillosas. Enseñar a nuestros peques a sentirse bien por ser diferentes, porque todos somos diferentes y en la aceptación y el respeto está la convivencia positiva. (Reflexión para los adultos ¿por qué tendemos a comparar a los niños? Cada uno tiene virtudes que debemos como maestros conocer, apreciar y ensalzar).

Malena Ballena

Cuento de Davide Cali. Un álbum ilustrado que busca eliminar los complejos del aspecto físico relativos al peso con una protagonista que se enfrente a la actividad de la piscina entre las risas de sus compañeros . Es fácil sentirse mal por no cumplir los estereotipos de belleza actuales y los adultos (tanto profes como familias) debemos tener muy presente el daño que este sufrimiento puede causar en los peques. No sólo es cuestión de identificar y ayudar a un niño si sufre bullying por su aspecto físico por ejemplo, sino darle esa confianza en sí mismo de aceptar su cuerpo, ya que en edades tan complicadas como la infancia y la adolescencia, este acoso puede dar paso  por ejemplo a trastornos de la alimentación, un rechazo hacia su cuerpo, falta de autoestima, dificultades para socializar con seguridad,  dificultades que les pueden perseguir toda la vida, mermando su felicidad.

Ni guau ni miau.

Cuento de Blanca Lacasa Gómez. Un cuento que tiene como protagonista a un perrito llamado Fabio, al que no le gusta hacer las típicas cosas de perros. Un cuento que nos habla de la aceptación y el respeto. Fabio prefiere actividades típicas de gato, a pesar de que sus dueños están empeñados en que si eres un perro debes actuar como tal. Muchas veces en las aulas, encontramos niños con gustos e intereses, que se salen de la norma. No poder expresar tus sentimientos, ideas e intereses, provoca la infelicidad. Crear un buen clima de trabajo en el aula, parte de que todos somos diferentes y todos tenemos cosas con las que contribuir para hacer del mundo, o en nuestro caso, del aula, un lugar mejor.

 

Espero que os haya gustado la entrada. Seguiré recopilando cuentos que trabajen la diversidad como factor enriquecedor. Si tenéis alguna propuesta, dejármelo en comentarios, estaré encantada de leer vuestra opinión.

Autor entrada: Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *