Un globo muy fartón

 
Crear mentes despiertas implica motivar a los alumnos hasta el punto en el que se olviden de que están aprendiendo. 
 
Por ello, tras varias lecturas sobre la magia, brujas, hadas y otros seres fantásticos, ha llegado el turno de que los propios niños se conviertan en ilusionistas. 
 
En la entrada de hoy os vengo a contar una de las actividades que hemos realizado. 
 
Tan sólo necesitáis un globo, un rotulador permanente y confeti. 
 
Para empezar inflamos el globo y con el rotulador le pintamos una carita para que cobre vida. 
 
A continuación, esparcimos el confeti por la mesa. 
 
Y para aprovechar la magia que da la electricidad estática (buen momento para aprender algo nuevo) frotamos el globo por nuestras camisetas. 
 
A continuación acercamos el globo al confeti y ya tenemos un globo que come confeti. 
 
 
 

Autor entrada: Cristina Martin Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *