La oruga glotona

Una de las rutinas de mi aula como maestra, es el momento del cuento. Pero contar un cuento es un arte y a veces no resulta tan sencillo, como la gente cree. Hacer que los niños no se aburran con la historia y participen puede suponer un reto, sobre todo si no nos preparamos el cuento previamente.

En la entrada de hoy os vengo a proponer un recurso que ha convertido el cuento de Eric CarleLa oruga glotona” en uno de los álbumes ilustrados favoritos de mis peques.

 

A la vez que narro el cuento en el aula, hago participes a mis alumnos de la actividad, ya que han de estar atentos al cuento para poder dar de comer a la oruga. El recurso

es sencillo pero ha resultado un cambio brutal a la dinámica, ya que se ha convertido en una actividad en la que todos nos hemos vuelto agentes activos.

Se trata de una caja con la parte frontal decorada con la cara de la oruga glotona. Para ello necesitarás más cartón que el de la propia caja, temperas, un cúter o tijeras, alkyl y paciencia. En mi caso hice un círculo grande que encajase en el ancho de la caja y lo pinté de rojo para hacer el rostro. En el círculo, recorté un trozo para hacer de boca, en este punto importante tener en cuenta el tamaño de las frutas que utilizaréis. A continuación hice dos elipses amarillas y dos más pequeñas verdes para hacer los ojos. Por último le hice las orejas que las pegué por dentro de la caja para que se sujetasen bien.

A continuación hice las frutas con fieltro, pero para hacer el recurso más sencillo, siempre podéis utilizar las frutas que vienen en las cajas de juguetes o simplemente frutas plastificadas.

Y ya tendríamos el recurso listo para jugar o disfrutar del juego de forma activa. Os cuento como lo utilizo yo en el aula. Pongo la caja cerca en una mesa, para que la boca quede a la altura adecuada y los niños metan la fruta por ella y no por el agujero superior de la caja, donde iría la tapa. Y mientras voy contando el cuento, nos paramos en cada página a dar de comer a la oruga lo que corresponda al día según el cuento. Por ejemplo, cuando narro que el lunes atravesó masticando una manzana, uno de los peques busca en la bandeja la manzana, la coge y da de comer a la oruga introduciendo la fruta por la boca de ésta.

Ya sabéis, si lleváis este recurso a vuestras aulas, contarme en comentarios vuestra experiencia.

 

 

Autor entrada: Cristina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *