Cuentos para trabajar las habilidades emocionales

Hoy os traigo una entrada muy especial para mí. Ya que siendo maestra en un aula TEA (trastorno del espectro autista) es imposible dejar a un lado el trabajo de las emociones con los peques. Mis alumnos presentan dificultades para manifestar, expresar e incluso identificar las emociones, por lo que a diario busco recursos que me ayuden a hacerles más comprensible el mundo de los sentimientos a mis niños.

En la entrada de hoy, os propongo dos cuentos que nos pueden servir para el trabajo de las habilidades emocionales. A día de hoy muchos cuentos tratan las emociones, pero no tantos lo hacen desde una perspectiva que me parezca acertada del todo para mi alumnado, por lo que no puedo llegar a recomendarlos.  Por ejemplo, las ilustraciones se hacen indispensables, pero siempre teniendo en cuenta que el reflejo de una emoción en un dibujo a veces resulta complicado.

Os dejo con los cuentos y ya sabéis, si conocéis alguno más que me podáis recomendar, dejarlo en comentarios. En próximas entradas os traeré más cuentos para el trabajo de las emociones, pero en este caso quiero reseñaros dos cuentos de Anthony Browne, autor e ilustrador, de mi cuento favorito, Cosita Linda, del que a continuación os voy a hablar. Anthony Browne es un autor e ilustrador con reconocimiento internacional que cuenta con casi cuarenta títulos publicados.

Cosita Linda

Álbum ilustrado de Anthony Browne que trata sobre la amistad de un gorila y un gato. Puede que sea mi cuento favorito y no es por la historia en sí, aunque reconozco que es simplemente bonita. Sino que mi gran interés por el álbum nace de sus ilustraciones. Página tras página puedes ver la emoción dibujada claramente en los personajes, así por ejemplo cuando el gorila se enfada, la página se cubre de rojo, el ceño está fruncido y no  hay lugar a dudas de los sentimientos del protagonista en esa escena.

Lo mismo sucede con la alegría que manifiestan los dos protagonistas cuando comparten momentos juntos. Sus caras relajadas, con una sonrisa de oreja a oreja, nos transmiten una sensación de felicidad, como se puede apreciar en la imagen que os dejo del interior del cuento.

 

 

¿Cómo te sientes? 

Otra de las maravillosas obras de Anthony Browne es el álbum ¿cómo te sientes? y de nuevo como en otras obras de este autor, el álbum tiene como protagonista un simio, en este caso un mono.

En este caso, no calificaría el álbum como un cuento, sino que desde mi punto de vista es un diccionario ilustrado de las emociones. Ya que no hay una historia definida en el libro, sino que página tras página se nos presenta al mono con diferentes emociones sin una conexión entre las distintas situaciones.

Es un recurso simple, que puede acompañarnos en el trabajo del reconocimiento de las emociones. No se trata de averiguar cómo está el mono, sino más bien estudiar la escena y averiguar porqué siente tal emoción el mono. Os dejo con una imagen del interior, para entender mejor la reseña.

 

Dejarme en comentarios vuestros libros preferidos para trabajar las habilidades emocionales, yo estaré contentísima de leer vuestras propuestas, aunque seguramente mi cartera no se alegre tanto.

Autor entrada: Cristina Martin Garcia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *